lunes, 14 de abril de 2014

Manifestación de gran fe en el Domingo de Ramos

El pueblo católico asistió a la Bendición de los Ramos, que tuvo lugar a las 10:00 horas, donde se conoce como la Cruz del Siglo, o el Monumento a Cristo Rey, de donde se partió en peregrinación rumbo a la Plaza San Francisco, para participar en la eucaristía correspondiente al Domingo de Ramos.


Cientos de fieles mostraron devoción y recogimiento durante la caminata, en la celebración de la misma, donde el sacerdote celebrante, el Pbro. Silverio Contreras Vázquez, párroco del lugar, hizo la reflexión relativa al Evangelio, siendo así como se iniciaron las actividades religiosas de Semana Santa. De hecho comenzaron el Viernes de Dolores.
El guía espiritual puntualizó que la reunión con toda la Iglesia es para iniciar la celebración anual de los miembros de la Vida, Pasión y Resurrección de Jesucristo, misterios que comenzaron con la entrada de Jesús de Jerusalén. El Domingo de Ramos es como un anuncio de lo que se celebra el jueves, viernes y sábado que sigue.
Así es que para esos días se adelanta que el Jueves Santo, a las 17:00 Horas en el Templo Parroquial, será la misa de la Bendición de los panes, y habrá la salida con el Santísimo, en procesión para ir al Templo de Jesús Nazareno, lugar donde se visitan los siete altares. A las 20:00 horas se escenificará la Última Cena, por un grupo de teatro.
El Viernes Santo tendrá lugar el Viacrucis, iniciando a las 10:00 horas, frente al templo parroquial, para recorrer las calles donde se arman los altares correspondientes a las estaciones; a las 17:00 horas será la misa  de la Adoración de la Cruz, y a las 20:00 horas, iniciará la Procesión del Señor, antes Procesión del Silencio.
Y para la noche del Sábado Santo; a las 21:00 horas en el Templo Parroquial se llevará a cabo la Bendición del Cirio Pascual, y las misas de Resurrección, antes conocida como Misa de Gallo, o de Medianoche. Con lo último concluyen las ceremonias correspondientes a la Semana Santa; que Dios quiera que transcurra sin novedad qué lamentar.
Fuente: La Razon