miércoles, 13 de agosto de 2014

Sobre el despido de funcionarios públicos.

Con toda franqueza
Se hace un paréntesis sobre lo que reza la Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado de San Luis Potosí, para hallar lo que no se dijo del por qué los despidos de los contadores Luis Milán Velázquez y su esposa Ma. de Rosario Juárez Rocha, mismos que fueron importados por el profesor Francisco Gutiérrez García, para que se desempeñara en la Tesorería Municipal y el Departamento del Agua Potable, donde impusieron su ley,
pero para provecho personal, que al fin y al cabo para eso se les tenía como la Ley en la Contabilidad, pues se las ingeniaban para las cuentas alegres, embaucando al mismo Cabildo, al grado de que les hicieron creer que solamente los primeros conocen matemáticas, la realidad es que se condujeron con argucias que infundieron temor al Ayuntamiento, y por eso se sostuvieron mucho tiempo cometiendo irregularidades que no se desconocían del todo, pero aun así se les protegió inexplicablemente… DESPUÉS que se conoció que los profesionistas de referencia venían a colaborar con el Presidente Municipal se le hizo saber que no son unas almas de Dios, pero no se escuchó la voz del pueblo, y ni porque Luis Milán Vázquez estuvo involucrado en acciones fraudulentas que lo llevaron a la cárcel en Venado, quiso despedirlo. En la Tesorería Municipal se impuso una austeridad extrema, como nunca antes se vio en el municipio, y eso tarde que temprano traerá consecuencias poco favorables para la administración pública. En el agua potable nunca se quiso remediar lo de la alteración de recibos por el consumo de líquido, y se ha hablado de que ahí tampoco hay, o al menos había, cuentas claras, pero ni por eso se tomaban medidas tendientes a lavar la imagen del Gobierno Municipal…
Fuente: La Razon