martes, 9 de diciembre de 2014

México de rodillas

Artículo de Ramón Cabrera
¨Más si osare un extraño enemigo, profanar con sus plantas tu suelo¨…
Pareciera que hemos olvidado nuestro querido himno, o es simplemente que lo hemos mal interpretado.
Por años, en mi querido pueblo cuando cursaba la escuela primaria, lunes con lunes hacíamos los honores a la bandera, y verdad de Dios que no lo hacíamos a la ligera, lo hacíamos con el honor y el respeto que nuestra bandera se merecía y merece. Nuestra banda de guerra pulían sus clarines y afinaban sus tambores, nosotros no teníamos uniforme pero ese día por ser tan especial, llegábamos limpios y por única vez en la semana…hasta peinados.

Crecer sin civismo era como crecer sin alma, crecer sin querer a México era como crecer sin corazón.
¿Cómo es que perdimos eso…cómo es que olvidamos nuestra patria como si perdiéramos la razón?
El enemigo no viene en camino, el enemigo no viene ni en tren ni en avión, no en un brioso caballo y apuntando sus mosquetes hacia nuestra nación.
No mexicanos…el enemigo no viene así ni vendrá por una sencilla razón…
El enemigo…ya está entre nosotros desde hace un largo tiempo…solo que nadie prestó atención.
El enemigo en veces viste de traje y habla como un sacerdote en un viejo pulpito dando un sermón, pero no es sacerdote ni hombre de Dios…es un diputado o un senador, un ministro, un notario, un presidente de pueblo un alcalde o un gobernador, cualquier funcionario puede tener los requisitos para ser enemigo de México, solo se necesita ser corrupto, ratero y no tener honor.
Otras veces visten humilde porque les conviene, traen un carro chiquito y no tienen presunción, no es que no tengan…pero no quieren llamar la atención, son narcos, son prestanombres, son vende patria y contrabandistas, son sicarios, asesinos y traidores a nuestra nación.
Por eso es que no comprendo…y perdonen mi opinión, si la universidad me dio estudio, ¿porque voy y quemo sus puertas a manera de manifestación? Si sabemos quiénes son los sicarios narcotraficantes que tienen desaparecidos a los 43, ¿en vez de ir a buscarlos nos manifestamos en contra de los dirigentes que nosotros mismos votamos por ellos para que legislaran en nuestro favor?
¿Qué me importa la casa de la ¨Gaviota¨, si en muchos pueblos y ciudades hay cientos de mansiones que pertenecen a narcos y políticos, presidentes de sindicatos, directores de agencias gubernamentales y demás?
Solo la ¨Maestra del sindicato¨, ¨Gordillo¨ el bolsillo de tanto robar, se le probaron más de ¡2600 millones de pesos! No…tengo que estar equivocado, es una cifra aberrante y estratosférica, estaríamos hablando de aproximadamente cuarenta millones de salarios mínimos, y claro que esto es a ojo de buen cubero, puedo estar equivocado pues cantinero nunca he sido, en la ecuación, pero tristemente en lo que no estoy equivocado es en la suma del dinero robado…el cual puede ser más…esa cifra es solo la que se comprobó.
Sigo sin comprender, ¿cómo es que llega una caravana de a caballo a exigir a la capital de nuestro país que entreguen vivos a esos pobres muchachos secuestrados? Me cuesta trabajo visualizar a Peña Nieto, o a Mancera, o al director de seguridad pistola en mano secuestrando a esos muchachos, si sabemos por trabajo de ¨Inteligencia¨ que los sicarios están en Guerrero, que Abarca dio la orden, que la esposa lo ratificó y que ¨guerreros unidos¨ se adjudicó la ejecución, ¿Por qué no vamos a Iguala a manera de manifestación?
Creo tener una respuesta…
Si vamos a la capital, quemamos banderas, saqueamos negocios y hacemos actos vandálicos en la ciudad, Derechos humanos nos protegerá.
Si vamos a Guerrero y portamos pancartas en contra de Abarca, templarios, zetas, guerreros unidos y otros más…verán nuestras caras y nos pueden ejecutar.
Es una difícil situación, pero de verdad creo que en la capital no les van a regresar a esos desdichados estudiantes.
Hace unos años proclamamos a los siete vientos…porque a ellos si los podemos insultar…que Gortari y Calderón eran unos asesinos, ahora decimos que es Peña Nieto, en el siguiente sexenio diremos que será el que le toque el turno de estar, y así seguiremos, porque los verdaderos asesinos siguen sueltos y nadie porta pancartas en su contra porque es peligroso de verdad.
Al hablar pisamos tierras movedizas, pero tengo la certeza que si cien millones pisamos esa tierra…esta se apelmazará, se volverá dura como roca y difícilmente se volverá a ablandar.
Nuestra patria está de rodillas, sangra por mil heridas causadas por mil hijos que la hieren sin cesar… ¨Un soldado en cada hijo te dio¨ ¿Cuántos de esos hijos la habrán humillado y no llegaron a asoldados?
Nuestros lábaros patrios se han manchado, en el escudo de nuestra bandera, el blanco se ha teñido de rojo y su Águila tiene un ala rota, El himno lo cantamos en los juegos de futbol, pero no en nuestra casa, no en el campo, no donde labramos la tierra porque estamos cansados y se nos olvidó.
Se perfectamente que no todo está perdido, y es por una sencilla razón matemática que nos dará el resultado esperado…en México… ¡Somos más los buenos que los malos! Eventualmente a la enfermedad se le aplicará un antibiótico y muchas células buenas morirán, pero las malas desaparecerán, y al final el cuerpo sanará, y un México nuevo, aquel que soñamos al ¨vecino del norte¨ desplazará, aquel que nuestros hijos y nietos en un mejor clima disfrutarán, aquel México que Juárez, Madero, Morelos, Hidalgo, Aldama y otros muchos que dieron su sangre finalmente surgirá.
La solución no está en una mano vengadora porque violencia con violencia no se cura, la solución está en nuestras mentes y nuestros corazones, en la fe que pongamos en levantar a este México que se encuentra de rodillas, más nunca derrotado, porque… ¨En el cielo tu eterno destino…por la mano de Dios se escribió¨ 
Fuente: La Orquesta