lunes, 12 de enero de 2015

Cae turismo por mala imagen en el municipio

Prestadores de bienes o servicios ahuyentan al turismo, por lo que difícilmente esta tierra minera podrá contar con los beneficios que genera la vista de pacientes; a menos que la  autoridad municipal comience por el principio, para llegar explotar la industria sin chimeneas, como comentaron familias que estuvieron de visita recientemente.
Los puestos donde venden alimentos y que se encuentran en la vía publica, particularmente en la calle hidalgo, proporcionan una imagen nada favorable del pueblo y sus autoridades, ya que las ultimas bien pueden disponer la construcción de un centro de abastos, para dar alojamiento a quienes trabajan bajo las inclemencias del tiempo.
Los hoteles como tal son insuficientes, ya que no tienen las condiciones que loas hagan atractivos, y en tiempos de vacaciones difícilmente se consigue alojamiento, lo de que la actualidad es pasajero, pues una vez que se vaya las constructoras se volverá a lo normal, pocos huéspedes. Ahí faltan moteles, por ejemplo.
El transporte foráneo también deja mucho que desear, ya que es bien sabido que las corridas no se ajustan a los horarios que permitan programar a satisfacción las salidas y llegadas; así es como falta que se entienda con la firma camionera hasta para ofrecer paquetes turísticos, como los arman para otros lugares. De los sitios turísticos que se puedan ofrecer hay que buscar su acondicionamiento debido, aparte de promover evento atractivos para lugareños y vacacionistas, para lo cual es necesario recurrir a las instancias oficiales relacionadas con  el turismo, pues ahí se puede lograr proyectos que puedan favorecer a lo que se trata.
Así es que si se quiere atraer turistas hay que ofrecerles algo interesante, pero antes se debe contar con los servicios necesarios, de lo contrario poco interesara venir a charcas, como un centro turístico, que tiene sitios atractivos, pero no acondicionados para motivar visitarlos; como se comentó por familias venidas de visita.

Fuente: La Razon