sábado, 27 de junio de 2015

Divide opiniones IVA a alimentos como quesadillas y tacos (Gorditas también)

México, DF. La aplicación del impuesto al valor agregado (IVA) en alimentos preparados que se comercializan en diversos establecimientos, como las tiendas de conveniencia, generó tanto críticas como beneplácito entre dirigentes empresariales. A las primeras respondió de inmediato el Sistema de Administración Tributaria (SAT) al afirmar que el IVA se aplica en dichos productos desde hace 15 años y rechazar que se vulnere el Acuerdo de Certidumbre Tributaria con el que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se comprometió desde febrero de 2014 a no crear nuevos impuestos ni modificar los existentes.
El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera, cuestionó la medida al sostener que no es un momento adecuado para aplicarla porque el sector atraviesa por una desaceleración económica y se afectará el consumo interno, al tiempo que recordó que el gobierno federal se comprometió a no imponer más gravámentes en lo que resta del sexenio mediante lo que llamó "pacto de estabilidad fiscal".

En contraste, el dirigente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Rodrigo Alpízar, elogió la aplicación del IVA en alimentos preparados al calificarla como una medida "democrática" en tanto que gravar los alimentos, como un impuesto directo, amplía la base de contribuyentes porque todos los consumen y pocos pueden escaparse de pagarlos. También descartó que las autoridades puedan utilizar criterios similares para gravar más productos con otros impuestos ya existentes.

Los alimentos a los que debe aplicarse el IVA son sándwiches, empararedados, tortas, chapatas, pepitos, baguettes, paninis o subs, gorditas, quesadillas, tacos, flautas, sincronizadas, gringas, burritos, rollos, wraps, croissantes o cuernitos, bakes, empanadas, volocanes, pizzas, guisos, discadas, hotdogs, banderilas, hotcakes, alitas, molletes, hamburguesas, sushi, tamañaes, sopas instanténeas, bocadillos o snacks y nachos, según el SAT.

"Nosotros hemos insistido mucho que en este momento sería un golpe muy fuerte para la industria generar más impuestos y existe un pacto de estabilidad fiscal que no debería permitir esto, pero estamos en el análisis para ver si esto sólo es un criterio de aplicación y no un IVA adicional. En los restaurantes se cobra el IVA pero no en establecimientos que venden alimentos, como las tiendas de conveniencia, el criterio es que también se debe pagar el IVA porque éste no es directamente al producto, sino al servicio", señaló Herrera, entevistado sobre el tema en un foro de normalización, organizado por la Concamin.

Con ello, dijo, se amplía la base de aplicación del IVA y el sector industrial quiere estar seguro que tal criterio "está completamente alineado a la ley porque en Concamin no estamos ni estaremos de acuerdo con nuevos impuestos".

Responde el SAT

El Sistema de Administración Tributaria (SAT) reaccionó a las declaraciones de Manuel Herrera al emitir un comunicado horas después. Reiteró que la disposición sobre el IVA que dio a conocer hace unos días, como parte de la miscelánea fiscal 2015, "no habla de un nuevo impuesto, sino de una regla que emitió la autoridad para dar claridad a un artículo de la Ley del Impuesto al Valor Agregado que está vigente desde hace más de 15 años" y la cual no vulnera el Acuerdo de Certidumbre Jurídica.

Medicinas y alimentos están sujetos a tasa cero, sentenció, pero "con la excepción de aquellos que sean preparados para su consumo en el lugar o establecimiento en que se enajenen, inclusive cuando no cuenten con instalaciones para ser consumidos en los mismos, cuando sean para llevar o para entregar a domicilio, en este caso se les debe aplicar la tasa de 16 por ciento".

Según el SAT, se detectó que algunos establecimientos no estaban aplicando dicho impuesto, con lo que afectaban a las tiendas donde sí lo cobraban "afectando así a los consumidores", por lo que publicó la regla mencionada para describrir cuáles alimentos deben ser gravados con el IVA.
Fuente: La Jornada