jueves, 3 de septiembre de 2015

Desatan especulación de terrenos, al concluir Gobierno Municipal

Creció la demanda de terrenos en renta enfitéutica, cosa que sucede al estar por finalizar un gobierno municipal, aunque nunca deja de haber interesados en contar con lotes, pues desgraciadamente hay que se dedican al tráfico con los mismos, pero ni por eso se hace un estudio previo al contrato correspondiente entre el municipio y el interesado.
Lo mencionado se viene arrastrando por años, y pareciera que las autoridades no entienden que primeramente les solicitan un terreno en renta, para lo cual existe un clausulado que deben respetar quienes los adquieren, pero nunca se respetan las clausulas, por lo que hay quienes terminan traspasando los lotes, pero en convenio de compra – venta.
Lo último es lo que está fuera de todo orden, dado que mientras el Ayuntamiento correspondiente no acuerde la enajenación del terreno, quien lo posee no tiene facultad alguna para venderlo más adelante y en esas condiciones viene el tráfico, que indirectamente involucra tanto al que rento como el que vendió, pero viva la Ley de Herodes.
Hay quienes verdaderamente carecen de su vivienda y llegan a fincar, pero la consecuencia es que luego exigen los servicios de urbanización, y de esa forma nace un serio problema para el gobierno en turno, por no contar con los recursos necesarios para introducir los servicios de agua, drenaje y alumbrado, por lo menos.
Eso es algo que mucho contribuye al desorden en los asentamientos, pero ni por eso se realiza un estudio detallado antes de otorgar terrenos a todo aquel que lo solicita, sin importar si se trata de casa tenientes o hasta de ciudadanos que no radican en esta ciudad y en esas condiciones ni se aprovecha el lote, ni se logra la correcta ampliación del pueblo.
Así las cosas, o correcto es que se entreguen terrenos a quien verdaderamente los vaya a construir, en el tiempo que marca el contrato que se celebra, y a quien se sorprenda que trafique con terrenos, no solamente se le retire lo contratado, si no que se proceda legalmente en su contra, por el bien del mismo fundó municipal. 
Fuente: La Razon