martes, 12 de julio de 2016

CHARCAS Y SUS MINAS DE RIQUEZA Y…MUERTE!

*GRUPO MÉXICO CADA VEZ MAS RICO, Y SUS TRABAJADORES CON SALARIOS MISERABLES.
*LA EMPRESA MINERA ACABA CON LOS RECURSOS NATURALES DE UN PUEBLO POBRE.
*LAS AUTORIDADES DE TODOS LOS NIVELES, CÓMPLICES, SOLAPADORAS Y CORRUPTAS.
Escrito Por José Emilio Zavala SosaDolor, lágrimas y… una profunda tristeza… Tuvieron que pasar largos 35 años para que el pueblo de Charcas, eminentemente minero fuera una vez mas testigo de otra terrible tragedia ocurrida en la empresa Industrial Minera México S. A. del Grupo México. Como reguero de pólvora se extendió en todas latitudes la fatal noticia: Lamentable accidente donde murieron 5 trabajadores el miércoles 12 de febrero de 2014.
Directivos de la empresa tardaron horas para dar a conocer la aciaga noticia, cuando ya trabajadores y familias mineras trataban de conocer las causas del accidente y número de víctimas así como sus nombres; así, en escueto boletín se informó sobre el sensible deceso de Teódulo Rivera López, Benito Arriaga, Blas Guzmán, Juan García e Isidro Rodríguez, de quienes se dijo laboraban en tareas de mantenimiento en el Tiro de los Leones y cuando se disponían a salir una falla al romperse el cable que arrastraba una improvisada calesa los lanzó al fondo de la mina entre piedras y tierra a unos 540 metros de profundidad.
“DESPUÉS DE AHOGADO EL NIÑO…”
Las autoridades negligentes, apáticas e irresponsables, como siempre “después de ahogado el niño quieren tapar el pozo”, no se vale que hasta que sucede una tragedia de esta dimensión se acuerden de que tienen que supervisar, inspeccionar y auditar a las empresas para que cumplan con las mas elementales reglas de Seguridad e Higiene, ante todo debe de prevalecer la previsión social y mas en este tipo de empresas de mayor riesgo para sus trabajadores.
Ahí en el IMSS también serviles y ocultando las crudas estadísticas de accidentados, trabajadores que ahora sufren de alguna discapacidad producto de las lesiones sufridas en su labores y así por el estilo.
De qué sirven ahora los pretextos o palabras de justificación ante los crudos hechos de un accidente que bien pudo evitarse si se cuidan los factores de riesgo; la empresa no habilitó un elevador para los trabajadores, los obligó y los expuso al hacer su traslado en una canastilla o jaula que se acondicionó en el tanque que transporta el material, medida que le significaba ahorrar combustible en recorridos de ida y vuelta por rampas al interior de la mina, trayecto de 10 kilómetros que lleva 40 minutos desde el nivel 19 hasta la superficie, mientras que en el improvisado elevador la salida solo requiere de 6 minutos.
400 OBSERVACIONES TENÍA QUE SOLVENTAR LA MINERA ¿CUMPLIRÍA?
A un mes del trágico accidente, el delegado federal de la STPS en el Estado, Edgar Durón Puente, señaló que estaba en proceso la investigación del accidente y comentó que hasta el momento había 400 observaciones para solventar por parte de la empresa, que hay coordinación con la dependencia federal para apoyar de manera técnica y operativa en las acciones de indagación del lamentable accidente.
Total, que luego las autoridades lanzan una noticia dizque histórica, una sanción y multa a la empresa por 13 millones de pesos, que hasta la fecha no se sabe que la hayan pagado y si en cambio se ampararon para evitar cumplir con dicho pago… todo hace suponer que seguirá la impunidad y mientras de que empresa y autoridades tratan de “lavarse las manos”, lo cierto es que, si la minería ha dado vida al pueblo de Charcas, dicha actividad está acabando con sus recursos, su riqueza mineral, mantos acuíferos, pues basta decir que lo que en un día gastan el agua que la población consume en un mes; si a esto se agrega la contaminación, donde los “Jales” con los vientos esparcen su veneno en todas direcciones provocando alergias, enfermedades infecciosas y de otro tipo, sin que las autoridades de Salud y Ecología intervengan al respecto.
Es mentira que la empresa haya paralizado sus actividades luego del accidente, no se puede dar el lujo de tener pérdidas millonarias si baja su producción, así es de que aunque pararon las labores en el Tiro de los Leones, siguieron trabajando con el acarreo de material por el Tiro de San Bartolo, sacando la carga en camiones y trasladándola por ese lado hacia la planta 2.
Aunado a la explotación y a los salarios de hambre que grupo México paga a sus trabajadores, se hace necesario cuestionar a la STPS federal ¿por qué no hace una revisión salarial al respecto, tomando en consideración el peligro que representa para los trabajadores que laboran en una mina?
Acaban con los recursos naturales y no ayudan ni al pueblo ni a su gente, solo tenían como parapeto un Centro Comunitario para aparentar que hacen servicio social, pero que nada mas les sirve como “cortina de humo”, pues el verdadero servicio social debería ser el pagar salarios justos y dignos a los mineros para que así alimentes bien a sus familias.
La rapacidad de la empresa minera no tiene límites, al grado de ostentarse con grandes extensiones de terreno en el municipio, incluso con mas de la mitad de lo que comprende la zona urbana, mismos que se los adjudicó en tiempos remotos, aunque al decir de la autoridad municipal, no lo garantiza con documentos que comprueben de manera fehaciente la compra venta de los mismos, hasta el terreno de La Luz que hoy reclaman.
Una empresa con una infraestructura atrasada, como ejemplo está lo eléctrico, desconocen cómo se hace el control del cianuro, un reactivo muy peligroso.
También se le reclama que nunca haya reconocido a los profesionistas del municipio dándoles trabajo, de que brinda viviendas en muy mal estado a sus trabajadores, ahí están como ejemplo las de Las Colonias.
Como se dijo, tras el accidente hasta la fecha no han cumplido con las sanciones y multas impuestas, ni siquiera ha sido removido su gerente, que debió ser el principal responsable por permitir las condiciones de cómo se trabajaba en el Tiro de los Leones, tan sólo para ahorrarles miles de pesos a sus patrones, sin importar poner el riesgo la vida de los trabajadores.
El fuerte llamado es para las autoridades competentes para que dejen de ser cómplices, solapadoras y corruptas. Que se aplique la ley y se proteja lo mas sagrado de los mineros, que es su propia vida. ¡Ya basta, que en grupo México dejen de ser explotadores y asesinos ¡.

LOS MINEROS, HÉROES ANÓNIMOS
Los trabajadores mineros son héroes anónimos, (que como soldados van a una batalla y no saben si regresarán vivos), en su peregrinar diario a las fauces o entrañas de la tierra a la que de esta manera pagan tributo por arrancarle sus riquezas.
Charcas pierde mas hijos, una vez mas está de luto, la solidaridad de sus familias se pone de manifiesto, pero hay impotencia y rabia contra la explotación y muerte, ante una empresa que dado su poder económico ha sabido imponer su ley, pasando sobre un gobierno timorato e incapaz de generar nuevas fuentes de empleo y que prefiere hacerse de la “vista gorda” y no imponer fuertes sanciones a quien como defensa amenaza con el cierre de sus operaciones y por ende el despido de los trabajadores, lo que agravaría la crisis de desempleo que ya padecen algunos pueblos y en riesgo de convertirse en “pueblos fantasmas”.
Qué se puede esperar de una empresa que fue capaz de auspiciar la conformación de un nuevo sindicato plegado a sus caprichos e intereses, por ello promovió una confrontación fraterna para dividir y eliminar a un líder incómodo y desaparecer la Sección 6 del SNTMMSRM en Charcas.
Claro está que abonó el hecho de que Napoleón Gómez Urrutia, heredero que recibió el legado de su padre quien impuso un cacicazgo sindical minero, a quien no le perdonaron eso y la ostentosa riqueza de la que hacen gala muchos dirigentes de organizaciones de obreros, por lo que no solamente fue defenestrado sino obligado a irse al exilio tras demandas y la persecución de sus enemigos empresarios mineros en alianza con los gobiernos federales panistas que no solamente han golpeado a este sindicato sino a otros.
Charcas, donde si bien es cierto su principal actividad económica es la minería, ya no es suficiente ante el crecimiento de su población, misma que ha demandado en los últimos años la creación de nuevas fuentes de empleo, ya que por años ha registrado un veto, aunque no declarado, pero si evidente de que no se permitía la instalación de otras empresas, pues esto obligaría a la compañía minera a pagar mas y no correr el riesgo de quedarse sin mano de obra barata.
Todavía se recuerda que no se permitió la instalación de una empresa cementera bajo el argumento de la falta de infraestructura, de una bodega de empresa galletera, pero eso sí, se permitió la instalación de una maquiladora gracias al condicionante de que emplearía mano de obra femenina.
LOS TRÁGICOS HECHOS DE 1978, NO SE OLVIDAN
La reciente tragedia minera hizo recordar aquella catástrofe acontecida el 5 de octubre de 1978 en que murieron 14 trabajadores mineros, registrada como las mas grande en la historia de este municipio, que provocó enorme consternación entre sus habitantes. Catorce mineros encontraron la muerte al filo de las 10:30 de la noche, al precipitarse del nivel 9 al 19, la calesa de dos pisos del Tiro de San Bartolo de IMMSA Unidad Charcas, luego de que el tambor del malacate que acciona el ascensor sufriera la rotura del perno de acero de dos pulgadas y medio de diámetro.
Quienes perecieron de manera instantánea en el sitio del accidente fueron Mariano Lucio Bracamontes, Alfonso Carranza, Martín Moreno Pardo, Rodolfo Zul, J. Merced Flores Huerta, Pascual Briseño Méndez, Julián López Hernández, J. Santos Teniente, Amado Pachuca Galván y los Hermanos Luis y Margarito Flores Olivares; Secundino Palafox Saucedo y Leopoldo Moreno murieron en el corto trayecto del Tiro a la clínica hospital de IMMSA; posteriormente Ramón Tovar Morales en el Centro Médico del Potosí.
El mecánico don Félix Ocampo, don Prisciliano Valerio Zamarripa y el Ing. J. Jesús Araiza Aranda, fueron los únicos sobrevivientes del terrible accidente. Lo mismo que ahora, las labores de rescate no fueron nada fáciles, se vivió el drama de los deudos, la profunda pena tanto en su velorio como en el tumultuoso cortejo fúnebre para volverlos a la tierra en cuyas entrañas trabajaron durante su vida.
ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Charcas fue nombrado desde el Siglo XVI Real de Minas, lo cual nos habla de su antigua vocación minera, su principal actividad económica que lo ha colocado como un poblado a expensas de la fluctuación del precio de los metales, de los cambios tecnológicos en la exploración, extracción y metalurgia. En 1864 se formó la Compañía Tiro General, que logró operar de forma continua durante 30 años, hasta 1893, año en que bajó su producción desocupando gran parte de sus operarios, originando que mucha gente emigrara.
Hacia 1905 se terminó de organizar la Cía Minera Tiro General S.A., lo que llevó a un aumento de su producción. En 1911 el grupo Guggenheim asociado con American Smelting And Refining Company (ASARCO) compró los derechos del mineral y con ellos los derechos de explotación.
En 1965 la compañía se reorganizó para constituirse como Asarco Mexicana SA cuando American Smelting And Refining Company vendió el 51% de sus acciones a inversionistas mexicanos. Para 1975 cambió a Industrial Minera México SA de CV.
Fue en 1994 que IMMSA tomó el nombre de Grupo México SA de CV encontrándose entre las compañías mineras mas importantes a nivel internacional. Ahora los dueños de la mina la Southern Cooper Corporation, empresa de Grupo México, opera la mina de plata, cobre y zinc de Charcas, con una producción anual de 1,585,859 onzas de plata.
CHARCAS, PUEBLITO QUE SUFRES CON TUS MINAS
Al norte de la capital potosina, se extiende la semiárida región del Altiplano. La escasez de lluvias y pobreza de sus tierras dificultan las labores del campo. La minería, el comercio y los servicios son actividades primordiales de un pueblo como Charcas, que como dijera el poeta “Pueblito que te escondes en el pétreo nidal de tus montañas; que hueles a yacimientos de plata, zinc y oro; a cañuela y dinamita y al recio sudor de tus mineros”.
Pueblito que sufres con tus minas: San Bartolo, El Porvenir, el Tiro General, La Bufa y Morelos… Veta inagotable de tu mineral, pero también de sucesos y aconteceres diarios… De gente noble, buena y servicial, pero de gran valor que sabe sobreponerse a las penurias y sufrimientos…
Tus mineros, hombres templados al rítmico golpe del marro sobre la barreta, del zumbido de la pala entre las piedras y el tronar de dinamita en las entrañas mismas de la tierra. Algunos de ellos ansiando la hora de salida, para guardar la herramienta y prepararse para un buen baño para quitarse el lodo de sudor, agua y tierra, producto del esfuerzo físico y calor propio de las profundidades de la mina.
Con la esperanza de llegar sanos y salvos a sus hogares, abrazar y besar a sus esposas e hijos.
Cuando cree, haber salvado la jornada, lamentable que una falla mecánica les arrebate la vida y les impida la dicha de volver a ver a sus seres queridos… De una falla que bien pudo prevenirse con responsabilidad y eficiencia en el trabajo… Hay quienes dirán que son gajes o riesgos del oficio, pero ¿qué acaso esto consolará a sus deudos???
CHARCAS, CAMPO DE RIQUEZA, MINERAL EXPLOTADO, PERO QUE MANOS EXTRAÑAS DISFRUTAN…